Saltar al contenido principal
Iniciar la búsqueda
MenuIdiomas

Pastoral

MenuSuperior

Entrenamiento en habilidades éticas

1. Habilidades Éticas: Responsabilidad Creativa

Premisa

Partimos del supuesto de que el consumo de alcohol y otras drogas es resultado de un complejo cúmulo  de “efectos mariposas”. Es decir el aleteo producido por mínimas perturbaciones en la vivencia emocional y comunicativa del adolescente repercute, tras el típico efecto de bola de nieve, en algún tipo de conducta dependiente, como el consumo de drogas. Pero entre esta maraña de causas “tipo mariposa” sobresale una que se demuestra como la más relevante: los chicos y chicas que tienen una baja percepción del riesgo, que no son conscientes de las consecuencias negativas de conductas de riesgo, son mucho más propensos a experimentar con sustancias o experiencias peligrosas, que pueden ser esporádicas al principio y convertirse enseguida en dependientes (Center for Substance Abuse Prevention, 1997).

Hansen (1992) identificó 12 componentes de los programas de prevención: información, toma de decisiones, compromiso personal, clarificación de valores, establecimiento de metas, manejo de estrés, autoestima, habilidades asertivas de resistencia, habilidades de comunicación, normas, asistencia ante problemas y alternativas. Tras realizar un exhaustivo análisis científico concluyó que los programas más efectivos son los comprehensivos (72%), es decir los que contienen la mayor parte de estos componentes, seguido de los de influencia social (63%), siendo poco efectivos los centrados en la información o las normas.

Base teórica

Técnica: (Becoña 1995, 2003) (CSAP, 1997, 2001) (Bruner 1990) (Marina 1998, 2000) (Delors 1996) (Vigosky 1993) (Maffesoli 1996) (Bandura  y Walters 2002) (Lipman 1997 y 1998) (Bono 1988 y 1999)

Divulgativa: (Roszak 1985) (Covey 2000) (Aparici y García-Matilla 1989) (Wycoff 1994) (Masterman 1993) (Tedesco 1995) (Rodari 1996) (Bautista y San José 2002) (Aparici et al.1995) (Savater 1997) (Ferrés 2000)

¿Por qué es un eje de prevención eficaz?

Una persona creativa tiene capacidad para tomar decisiones libremente, entre distintas alternativas y desde criterios y valores personales.

Es un eje de prevención porque un niño creativo sabe buscar información y explorar la realidad con agudeza, que es la mejor herramienta para la percepción de riesgos. Sabe reinventar respuestas para afrontar los problemas y los retos que encuentra. Tiene un alto nivel de expresividad, capacidad para buscar alternativas, proponer iniciativas y sabe distinguir lo que es aparentemente divertido de lo que es divertido porque contribuye a su felicidad ética.

Una persona responsable sabe ser autónoma para ser dueña de sus decisiones, sabe ser creativa con destrezas para llevarlas a cabo y sabe asumir y responder de las consecuencias de las mismas.

Es un eje de prevención porque un niño responsable sabe prever los riesgos y las consecuencias negativas y positivas de sus decisiones y tomar decisiones con una elevada inteligencia ética (Marina 1998)

¿Cómo educar la responsabilidad creativa?

· Parte de sus gustos e intereses, su música, su ropa, sus amigos, sus símbolos como primer paso para poder educar en valores en una segunda etapa cuando ya esté consolidada ésta.

· Ofrece dilemas, opciones e interrogantes, no soluciones ni órdenes, respetando sus criterios, se acepten o no.

· Refuerza sus logros, que se hagan cargo de tareas concretas, de pequeñas ilusiones, de seguir aficiones a lo largo de un tiempo, como forja de sus esquemas personales para la toma de decisiones responsables.

· Fomenta su creatividad y expresividad para saber divertirse, estimulando su imaginación y hablando y relacionándolo con las satisfacciones que encuentra en su tiempo libre.

· Enséñale a clarificar sus valores, no se los inculques. No desprecies con prejuicios sus ideas o su forma de ver las cosas. El papel del educador es imprescindible como plataforma de asesoramiento y escucha para que aprendan a articular constructivamente y significativamente lo que ellos tienen dentro.

2. PREVENIR ES ENSEÑAR A DECIDIR

La mayoría de los programas sobre toma de decisiones se ocupan únicamente de la última fase que llamamos la “elección” donde se toma un camino entre otros posibles. Ésta es únicamente la última fase de un proceso complejo que hay que tener en cuenta en su totalidad. Aquí nace nuestra propuesta de aprender a tomar decisiones, dentro de un proceso más largo e integrador.

3. Seis herramientas para tomar decisiones responsables:

1. Exploración-Previsión

La primera fase del proceso para tomar decisiones empieza por un reconocimiento de la realidad, a la que miramos y sobre la que formulamos hipótesis, donde unas se invalidan y otras van ganando coherencia. Somos investigadores privados y a la vez públicos, afinamos nuestra percepción de detalles, huellas, síntomas y a la vez adivinamos y proyectamos un sentido del todo. Cuando no tenemos suficiente información, se activa la herramienta “exploración” y buscamos datos de formas nuevas. Percibir es una función creativa, no meramente pasiva, aquí los humanos demostramos un grado de creatividad superior a los escáneres informáticos para reconocer las formas y sentidos de lo real.

Exploramos la realidad creando horizontes de expectativas, para ver anticipando, como dice S.Holmes: "Sólo se puede ver lo invisible si se lo está buscando". Aquí funcionan prejuicios, experiencias anteriores, modelos desde los que miramos y actuamos, y las actitudes con tendencia positiva o negativa. Ésto condiciona, incluso determina, el desarrollo de la toma de decisiones y los resultados.

La secuencia sería: >preguntar >explorar >buscar información >expectativas >reconocer  >preanalizar >seleccionar >hipótesis >prever

2. Jerarquización-Valoración

Nos movemos en la vida atribuyendo a los sucesos distintos grados de importancia. Lo hacemos articulando nuestros sentimientos, ideas y actos desde una doble jerarquización:

·     Jerarquización axiológica por valores interiores o culturales.

·     Jerarquización por las consecuencias de las decisiones.

Para prevenir el consumo de drogas, por ejemplo, es fundamental que el adolescente aprenda a jerarquizar los riesgos y elaborar juicios de valor de sus opciones de vida, de ocio y de pertenencia interpersonal.

3. Análisis-Interpretación

Cada persona según va viviendo, quiera o no, va creándose determinadas estructuras para responder a las circunstancias. La intuición está bien para activar la imaginación y lo emocional, pero necesitamos un paso más para evidenciar los esquemas subyacentes que mueven lo real y saber por qué vivimos y pensamos para poder sentirnos dueños de nuestra propia vida. Esto se hace mediante la capacidad de análisis, que nos permita decodificar e interpretar las claves de lo que pasa.

En referencia específica al consumo de drogas proponemos estas seis fases de decodificación: >Analizar  e interpretar los códigos y significados culturales (aquí trabajaremos la música) y cómo nos afectan >códigos generacionales >códigos ideológicos y sociales >códigos para la diversión y satisfacción >códigos para la actuación personal >valores personales.

4. Valores-Felicidad

Si cada persona fuese una empresa su mayor activo serían sus valores. Los valores de una persona son como la gallina de los huevos de oro, valen mucho más que los huevos en sí, es decir que sus logros y resultados. Matar a la gallina en aras de mayor rentabilidad, prestigio o en aras de un bien mayor, sea político, social o histórico, es matar sus valores, es matar la rentabilidad, los resultados, la política, la sociedad y la historia. El segundo efecto colateral es que mataríamos también la dignidad humana y la felicidad de una persona y de todas las personas que estén en su entorno.

Para construir la prevención de drogas desde un punto de vista ético, es decir desde la responsabilidad creativa para tomar decisiones, es preciso saber que en el horizonte hay dos fines por los que luchamos: que a cada persona se le permita vivir desde sus propios valores, que éstos sean al menos compatibles con los valores y proyectos de las demás personas, y que, a poder ser, aporten su granito de arena a la consecución del segundo fin, que sería el de lograr la felicidad, la felicidad de cada persona, la felicidad de la sociedad en la que vive, y la felicidad de las otras sociedades que están al lado de la propia sociedad.

5. Método-Responsabilidad

Para montarnos en el tren que lleva a la felicidad es preciso abandonar tres esquemas de vida: “Ser Víctimas”, “Ser Perseguidores” y “Ser Salvadores”. Entonces la responsabilidad dejará de ser aquello tan militar de “cumplir con las obligaciones” y aquello tan triste de “cumplir las normas”, y podrá ser algo tan seductor como tener la capacidad y libertad de tomar decisiones propias y autónomas y asumir sus consecuencias. Proponemos subirnos al tren “Ser Inteligentes”. Esto también se aprende, se aprende con método y con ejercicio.

6. Actuar-Seducir

Éste es el motor del Programa “Aprender a decidir nº 2”. Apostamos por la lucha de cuatro valores metapersonales: Felicidad, Dignidad, Libertad y Fraternidad. Lo importante es levantar la vista de nuestro ombligo para buscar una sociedad mejor, y a la vez nos hagan mirar al suelo para ser estrictos en el respeto, la educación y la potenciación de los valores de cada persona, como lo más sagrado, más rico y más positivo que ella tiene. Es sólo una propuesta ambiciosa de una ética seductora que guíe el uso de las más sencillas técnicas para decidir.

De forma paralela podemos ordenar cinco herramientas para tomar decisiones creativas.

4. Cinco herramientas para tomar decisiones creativas:

1. Decodificación-Análisis.

Los alumnos tienen dificultades para comprender textos y códigos culturales o conceptuales ocultos. Decidir es decodificar y asimilar. No somos recipientes de información, somos procesadores de información.

2. Necesidades-Alternativas.

Decidir no es vivir de forma autista. Las decisiones inteligentes no son las mejor estructuradas sino las que saben adecuarse a las necesidades del entorno, para empatizar, o para cambiar crítica y contraculturalmente.

3. Estructura-Técnicas Estéticas.

Vivimos en el mundo de la comunicación y la imagen formal da cuenta del fondo. Así discriminamos hoy día lo que funciona o no. La estética es un imperativo ético. Si no nuestros grandes proyectos quedarán escondidos bajo celemines, en guetos y esto será un pecado de irresponsabilidad, por no saber comunicarlos.

4. Persuasión-Impacto.

Los niños juegan y los adultos tenemos auténticos juegos dialécticos con reglas que debemos dominar para que las decisiones tengan un alto grado de “inteligencia compartida”. El fin de la prevención de riesgos es conseguir personas fuertes que sepan defender sus decisiones.

5. Acción-Diversión.

Nuestro objetivo es que esta construcción virtual sea trasladada a las pequeñas y grandes decisiones del alumno, sus problemas, fracasos, sueños y proyectos. En especial a su proyecto personal y social de diversión y felicidad. 

ODMRedesSociales
Escuelas Católicas - C/Hacienda de Pavones, 5 - 1º - 28030 Madrid - Tfno: 91 328 80 00/18 escuelascatolicas@escuelascatolicas.es
Aviso Legal